Buscar este blog

lunes, 30 de agosto de 2010

Yo vivo en una ciudad...

...con 100.000 habitantes, acá la inseguridad no es el principal tema de discusión, y en el verano los chicos pueden jugar libremente en la vereda hasta altas horas de la noche. Como contrapartida, diría que no hay grandes cadenas de hiper mercados, ni río, ni shopping, ni barrio Chino, etc, etc. Los fines de semana si no nos queremos aburrir como ostras, huimos hacia la capital de la provicia, que tiene una hermosa costanera y un centro comercial; ( mala imitacion de shopping); con la hamburguesería de la cajita feliz, y buenos cines.
A pesar de las carencias , siempre pensé que en mi ciudad se conservaba el "don de gente". Anoche mi gorda tuvo un ultra violento episodio de bronco espasmo. Con marido salimos disparados hacia la clínica. Cuando llegamos , delante nuestro había 7 personas adultas que se impresionaron muchísimo con el estado deplorable que presentaba mi hija. No podía respirar, sus ojitos se ponían blancos, se ahogaba, parecía como se desmayaba. Yo intentaba consolarla y asistirla como podía, los enfermeros pasaban delante nuestro ignorandonos como si fuéramos transparentes. Una a una las personas que estaban delante nuestro y minutos antes "habían penado" por mi hija; fueron pasando al consultorio de la guardia médica. Así pasó la sra con dolor de muela, la chica que se torció el tobillo, el sr que tenía que colocarse una inyección. A ninguno de ellos se les ocurrió que su problema era nada ante lo que nos pasaba, nadie nos ofreció su lugar. Una hora larga, muy larga, pasó hasta que una doctora se dignó a atenderla.
O tuvimos la mala suerte de encontrarnos en ese lugar con las siete personas más egoístas del mundo o la burbuja en la que vivía se pinchó al fin y tuve que darme cuenta de la peor manera, que esa ciudad tan solidaria, donde todos nos conocemos, donde siempre hay alguien dispuesto a ayudar al que lo necesita; ya no está más, se esfumó mimetizandose con el resto del país.
Ema ahora está bien, por suerte no tuvimos que internarla. Toma corticoides por vía oral y nasal.
El mal trago no me lo quita nadie, pero ya está, me descargué, necesitaba hacerlo y este era el lugar. Mañana volveremos a la buena onda, a la paz, el amor y el rock and rol. Jejejeje!!!

2 comentarios:

perica dijo...

ufffff. me asusta mal lo que contas. pero acá en esta ciudad, te curtis mal. a veces me doy cuenta que me pasé de rosca, que me miran raro cuando vuelvo a rosario y me escuchan tan exaltada... es que yo en tu situación me desfiguro y le empiezo a gritar a cada uno de esos siete lo que corresponde, pedazos de hijos de puta, y golpeo todas las puertas de la clinica y de los consultorios y agarro a la enferma del cuello para que atienda a mi hija.
claro, a veces hice cosas parecidas frente a la mirada de mi hija,de las cuales me arrepiento obviamente....

la gran ciudad te deforma un poco, pero te ayuda a sobrevivir..


lo unico bueno de todo esto es que ema ya esta bien.

besos miles.

dalo dijo...

Parece que de ahora en más voy a tener que actuar de esa forma ante estas situaciones. Una no tiene ese espíritu, pero habrá que adaptarse a los cambios que se están dando. La pucha, lo único bueno que le veía a esta ciudad y tiene que desaparecer!!! Besos Peri.