Buscar este blog

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Oid mortales el grito sagrado...libertad, libertad, libertad.

En mi ciudad siempre se negaron al progreso, es la tercera ciudad de la provincia y recién ahora están construyendo edificios altos; (pero no tanto); no querían una pista aérea para que la gente que viaja a Buenos Aires en avión,  pueda hacerlo desde aquí y no tenga que hacerlo desde Santa Fe y tampoco querían grandes cadenas de Hiper mercados. Por suerte tenemos un intendente progresista y luchador,  que nunca bajó los brazos. La pista está desde hace bastante y  hoy se inaugura la primera parte de un centro comercial, con su correspondiente hiper. No tendrá escaleras eléctricas ni grandes lujos, pero en el medio de la nada es como un oasis en el desierto.
 Esta es una de las ciudades más caras del país, porque siempre funcionó a base de monopolios. La gente del c.c.r, supo, en su momento hacerle la vida imposible a los supermercadistas chinos, y nada que venga de Buenos Aires es bien recibido por ellos. Claro, entre un grupete siniestro manejan los precios a su conveniencia y ahora que viene alguien más grande que tiene precio y variedad, se quieren matar. Encima hay otras dos cadenas de hiper, también con centro comercial, que quieren afincarse por aquí y ya cuentan con la aprobaciión de la intendencia y de los ciudadanos, hartos de la manipulación a la que fuimos sometidos por años. Lo más importante es que el intendente les puso como condición que toda la gente contratada sea de aquí o la zona, y ellos cumplieron, así que hay más de 240 personas que van a tener un sueldo digno que llevar a su casa a partir de hoy.

2 comentarios:

Muma dijo...

Acá pasa algo similar, cuando se instaló WM se armó flor de bolonqui, claro, porque el pequeño comerciante ya no puede seguir vendiendo el azucar a $9 el kilo...

dalo dijo...

Hola muma!!! Vos sabés que acá de verdad se pasan de vivos con los precios, pero no los comerciante chicos, sino los supermercados grandes y las tiendas de ropa. Por eso el municipio ideó un plan para que la llegada de estos hiper no afecte a los comercios chicos. Aunque para mí no va a ser necesario, esta es una ciudad con gente que aprecia sus tradiciones, el que está acostumbrado a su almacén de barrio, no te lo cambia por nada. Besos.